¿Ha llegado la hora de pensar en hacerte un lifting?

¿Ha llegado la hora de pensar en hacerte un lifting?
Posted in: Belleza

¿Ha llegado la hora de pensar en hacerte un lifting?

La decisión no resulta sencilla, porque tampoco tiene una respuesta directa asociada al calendario. Hay muchos factores que intervienen en una decisión semejante, desde la genética hasta las condiciones ambientales a las que hemos sometido a nuestra piel.

Como regla general, los hombres no acuden a los tratamientos de estiramiento de piel hasta pasado el medio siglo de vida, mientras que para las mujeres esta cita puede producirse algo antes. Inciden en ello factores estéticos, culturales e incluso psicológicos. Sea como fuere, los resultados son óptimos a efectos de lo que interesa, la reparación del daño que el paso del tiempo deja en nuestro rostro.

El primer factor relevante a la hora de tomar la decisión es la pura y simple genética. El deterioro del rostro está asociado a la evolución de nuestro tejido graso y su descolgamiento, efectos que vamos a combatir con el tratamiento antiedad, el lifting en este caso.

Hay cuestiones sobre nuestro cuerpo que podemos controlar mediante el cuidado adecuado (siempre que hablamos de piel, la exposición al sol es determinante), el ejercicio o la alimentación, pero otras vienen determinadas por nuestros antecedentes familiares, por la materia prima de nuestro cuerpo. Esto no es ni bueno ni malo, es simplemente el terreno de juego sobre el que podemos tomar decisiones encaminadas a sentirnos y vernos mejor.

Partiendo de esta base, que no es bueno condicionar la realización de un lifting a la cronología, es importante adoptar los cuidados necesarios para, en su caso, retrasar la cita con un tratamiento reparador de carácter quirúrgico. Sabemos que el sol, el tabaco, la insuficiente hidratación, la obesidad y otros malos hábitos son enemigos de nuestra piel que se terminan por reflejar en el rostro.

No es la única opción

Hay que dejar claro que el estiramiento facial es solamente una de las opciones a la hora de procurar un rejuvenecimiento adecuado a nuestro rostro. Es importante aclarar esto, porque la oferta disponible hoy incluye toda clase de soluciones, unas mediante la utilización del bisturí, pero otras asociadas a tratamientos igual de eficaces. El objetivo final es el mismo, recuperar la elasticidad de nuestra piel.

Así que la primera pregunta a responder es: ¿qué queremos hacernos? Esto tiene que ver con la propia voluntad del paciente, el diagnóstico de un especialista o los objetivos a conseguir. No hay dos tratamientos iguales ni dos intervenciones idénticas. Existen, eso sí, parámetros a seguir que nos pueden ayudar en el proceso.

Al final, es cierto que la cirugía es una alternativa muy eficaz si nos ponemos en manos de buenos profesionales, capaces de diseñar una solución a nuestra medida. El lifting es una carta que jugar con acierto, pues tampoco es un tratamiento que se pueda repetir con regularidad. Los especialistas indican que un segundo lifting sólo puede realizarse diez años después del primer tratamiento.

Por eso es importante intervenir en el calendario. Una persona joven no debe hacerse un lifting (por cierto, su denominación técnica es ritidectomía) , porque resultaría absurdo y además estaría condicionando un tratamiento posterior cuando hiciera falta.

Una salud aceptable

Al mismo tiempo, para hacerse un lifting el paciente debe gozar de un estado de salud aceptable. Esto es así porque esta clase de tratamientos están desaconsejados si el paciente padece riesgos cardíacos severos, tiene problemas renales o sufre hipertensión aguda. La piel, al final, también es reflejo de nuestra salud general. No estamos hablando de contraindicaciones absolutas, pero sí de factores que es preciso de tener en cuenta para el postoperatorio.

No olvidemos que los tratamientos de esta naturaleza deben basarse en expectativas realistas. Buscamos retrasar la huella del tiempo, pero esta es una misión que tiene que ver con muchos parámetros de nuestra vida. Recuperar la elasticidad de nuestro rostro puede ser muy bueno para la autoestima, pero tampoco se puede equiparar con una máquina del tiempo. Para empezar, porque no es necesario, debemos disfrutar de cada momento.

De modo que las claves son: cuidados previos, paciencia, realismo y tratamiento personalizado. Un lifting facial no es un tratamiento de primera hora, y sin embargo puede ser retrasado hasta más allá de los sesenta años, franja en la que también se obtienen buenos resultados. Los especialistas tienen la palabra al respecto.

Tratamientos eficaces

Hoy en día los tratamientos preventivos y reparadorescomo los de Silk’n, han conseguido retrasar de modo notable el recurso más habitual de la cirugía. Y lo han hecho de un modo natural, eludiendo ese temor tan extendido de optar por un lifting (facial o cervical, o ambos) y acabar disgustado por un resultado artificial. Los nuevos tratamientos de belleza ayudan por fortuna a resolver esas preguntas que nos hacemos una mañana al mirarnos al espejo.

 

4 years ago
Back to top