¿Cómo se limpia el dispositivo?

Tras cada sesión, es necesario limpiar el dispositivo, en especial la superficie de tratamiento.
Desconecte el dispositivo antes de limpiarlo. Utilice un papel absorbente (como papel higiénico o toallitas) para retirar los restos de gel del área de tratamiento. Asegúrese de que no quede nada de gel, pues podría solidificarse o dañar el dispositivo. Use un paño húmedo limpio para limpiar el dispositivo y la superficie de tratamiento. Puede usar líquidos de limpieza con un máximo de 70 % de alcohol, pero no utilice acetona ni ningún otro líquido abrasivo que pudieran dañar el dispositivo. Por último, seque el dispositivo y la superficie de tratamiento con un paño limpio y seco.
Nota: no sumerja el dispositivo ni ninguna de sus partes en agua.
Back to top